domingo, 30 de noviembre de 2008

Diciembre conflictivo


Ayer por la mañana visité un centro comercial y os puedo asegurar, que la imagen de mi querido ginkgo preparándose para invernar, no difiere mucho de la que se podía observar en el citado establecimiento, era un campo lleno de hojas amontonadas, sustituyendo hojas por gentío, abarrote total para tiempo de crisis, ¿qué es lo que pasa realmente? los carros llenos de cosas consumibles en estos próximos días...



Soy creyente y en ese sentido me gusta la Navidad, comparto quizás más en estos días, pero los restantes del año no los olvido, prefiero el Belén antes que el Árbol, lo mismo que los Reyes antes que Papá Noél, respeto todas las creencias y admiro al que es fiel y defiende las suyas.

Pero hay veces que la blanca Navidad me oprime, me encarcela, me desespera, no me gusta, si no falta alguien existe algún problema, un apretón de manos falso, unos deseos hipócritas que me paralizan y desearía que estos días, rebasado el mes de noviembre que no me gusta, pasaran en un abrir y cerrar de ojos,







porque nos complicamos la vida de tal forma, con nada y con todo, que difícilmente se puede deshacer el manojo de cosas que crece en nuestra mente, con lo fácil que sería el buen hacer liso, llano y creciendo sin dificultades impuestas.
Os propongo una especie de juegos para estos días, no sé como plantearlo, pero sobre la marcha iré trantando de decir lo que realmente quiero decir.
Sí, son pinzas, no tienen muelle, no son peligrosas para los/as niños/as, las teníamos también azules, fueron uno de los primeros juguetes que satisfizo plenamente a mi nieto, eran coches, servían para apilar, para mezclar..., pasaba las horas muy entretenido él y él/la que estaba con él, pues era muy pequeñito (aún tiene tres años).

No sé si se ve bien lo que es ésto, sencillo, un palo caído y cogido en un jardín, una cinta (la que había) atada al palo y unos peces de cartón (uno está mutilado, le falta la cola) hechos por la abuela, ya sabéis una caña de pescar, maravillosa caña que siempre "pesca".
Estos juegos sencillos para todo/a niño/a que participa en su construcción, lo/a hacen sentir importante, son juegos generacionales, a mi madre le vi hacer multitud de ellos a través de los años y siempre el éxito fue espectacular.
Hace unas semanas hubo que pensar algo nuevo para mi nieto, se me ocurrió esto:

Como en casa se hace pequeño el "campo de fútbol", ya que lanza la pelota con fuerza, tuvimos que cambiar de deporte..., pensamos y el resultado el que se ve: una canasta para andar por casa y un buen rato jugando a baloncesto.
Cualquier niño/a de hoy día, los juguetes le sobran y aunque jueguen un rato y se entretengan muy bien, más les gusta, a todos/as, que les presten atención ¿de qué forma?, creando juguetes si es posible y sobre todo jugando con ellos/as y metiéndose, en algunos casos, en un personaje de ficción, viene esto a cuento debido a que en otra ocasión fue su papi quién tuvo que imaginar ¡qué se haría!


aquí lo tenéis, un tubo de un rollo de papel de cocina, forrado con ídem de regalo y en los extremos film albal, todo ello se convirtió en un estupendo "catalejo" con el que mi nieto se transforma en cualquier personaje que utilice el artilugio o simplemente para ver el horizonte, todavía está en buen uso.
Estos puzzles, sin ser hechos en casa, disfruta con ellos un montón, al principio lo hay que acompañar, pero después los hace realmente bien y solo. Valora la atención que se le presta.
Puse todo esto, porque pienso que, ya de muy pequeños/as, les estamos dando demasiado a nuestros/as niños/as, puede que sea por sentirnos culpables de la poca dedicación que en general se les da.

Por eso me gustaría que esta Navidad, de creyentes o no creyentes en ella, pensáramos un poco en el/la niño/a que tenemos cerca pasando hambre, calamidades, sin juguetes, sin ropa... y compartiéramos lo que les vamos a dar a los/as nuestros/as, supliendo este compartir con una total entrega y cariño hacia ellos/as. Tanto unos/as como los/as otros/as tendrían unas fiestas dignas de celebración, brillando en todo momento esa luz de la esperanza que todos/as esperamos en nuestras vidas.


A todos/as nos gusta la perfección y por más que nos empeñemos creo que no existe, miremos hacía arriba y encontraremos cosas muy bellas, pero si ponemos los pies bien firmes en la tierra, nos encontraremos "hilos" que nos guíen a esa "casi perfección".
Diciembre es un mes conflictivo. Todo lo que hasta aquí puse es mi humilde opinión sin ánimo de molestar a nadie.
Abrazos

35 comentarios:

Adrisol dijo...

hola sabela!!!!!!

tienes razón con lo que piensas!!!
diciembre debería ser un mes de alegría y festejo por el nacimiento del niño jesús....pero , se ha hecho demasiado comercial y no creo que muchos se acuerden de eso.
pensemos en cuántos niños pasarán una navidad triste, sin nada que compartir!!!!!!!
me encantan los juegos y juguetes que propones.......

creo que diciembre sería un mes para reflexionar, creyente o no, sobre lo que queremos para hacer un mundo mejor!!!!!
un abrazoooooooooooo amiga.........

Conral dijo...

Sabela, antes de nada te felicito por esta estupenda entrada, Eres única ilustrando tus textos. Las fotos son una verdera obra de arte.
En cuanto lo que dices lo comparto totalmente, todo, todo. Ayer mismo yo le comentaba a mi hija que la navidad es importante por los niños y para los niños. Están de vacaciones y lo que más necesitan, lo único diría yo, es que su familia estén con ellos, jugando, cantando, paseando, viendo una peli de dibujos animados, etc. etc. Lo de los juguetes caseros sin duda son los mejores.
Si no pasa nada este mes de diciembre lo pasaremos juntas, como pasamos noviembre, y como pasamos el verano. Me quedo esperando ese juego que nos vas a proponer aunque yo te aviso que me esperan días malos de trabajo!!! Ya lo sabes!!
Un fuerte abrazo.
Conchi

DAISY dijo...

preciosa entrada. A mí me encanta la navidad. Entiendo que haya gente a la que no le guste por falta de seres queridos, es complicado. Además como dices es duro pensar que hay niños que no van a poder disfrutar de la navidad como otros y está claro que hay que hcaer lo posible por ayudarles a vivirla, de una u otra manera.

Este año (lo cuento como una simple anécdota)en mi colegio vamos a recopilar juguetes para llevar a cruz roja, los niños se vuelcan en esto (si les ayudas a concienciarse claro) así como otras campañas de ropa y comoda que se suelen hacer a lo largo del año. Muchos besos.

Zaid anelE dijo...

No soporto la navidad, es cierto que para quien es creyente debe ser un momento de celebración, pero esto se ha convertido en el gran mercado de la hipocresía, gastar dirnero que muchas veces no tenemos, llamar a gente que durante el resto del año ignoramos, obligarnos a juntarnos con familiares que al igual que el caso anterior ni fu ni fa, y lo peor es pensar en los pobres niños que no tienen nada ¿acaso el resto del año lo tienen todo?. Lo peor de todo es que incluso los no creyentes (en el que me incluyo) nos vemos arrastrados por la voragine de compras, celebraciones, excesos...

Sabela dijo...

Adrisol siempre puntual, Conral mi gran amiga, Daisy rodeada de niños y Zaid anelE con su nombre que tanto me costaba escribir y que ahora mismo acabo de descubrir que lo hay que leer al revés.
A las cuatro gracias por opinar, pero si nos leemos con detenimiento, nos damos cuenta que venimos a pensar lo mismo, estemos del lado de los creyentes o del otro de los no creyentes. A mí siempre me preocupó sobre todo, el bienestar de los/as niños/as, en el día a día y durante todo el año he procurado ayudar a los/as más necesitados, sobre todo si estaban localizados y relativamente cerca, prestar mi apoyo al que acudía a mí, anteponer todo ante cualquier reclamo de mis niños/as (hija, sobrinos/a, nieto y otros parientes), espero que estéis de acuerdo conmigo en que hay que ser persona en todo momento, en cualquier tiempo o celebración, olvidarse del lado en el que nos encuadramos, prestar ayuda y dar amor, si es así, empecemos nosotras cuatro en esta Navidad a hacer lo que nos parezca más correcto, seremos esa gran bola de nieve que puede empezar a rodar.
Abrazos.

DRIADA dijo...

Bueno Sabela la primera en empezar a tocar el tema del mes de diciembre. Es precioso lo que cuentas y rezuma cariño y mucha mucha sensibilidad. Tu nieto es un niño muy afortunado con una abuela tan especial como tu me viene a la memoria el sombrero que le preparastes para el otoño y ahora nos mustras todos esos juguetes que seguro que no olvidará nunca.
Para mi diciembre es un bonito mes , cumplo dos aniversarios importantes en mi vida y sobre las "tonterias" de las compras navideñas ya hace años que lo superé , me escabullo bastante bien de los desmanes y abusos compulsivos de las compras tengo espiritu espartano y lo resisto sin problemas.
Un abrazo fuerte

AFRICA dijo...

En otro blog, creo que fue en el de nomolamos, ya lo he dicho. Me encanta la Navidad. Me gustan las luces, los escaparates y las calles decoradas, las cenas y comidas de amigos y familia.
El día de los reyes, o mejor dicho el día 5, con los nervios de la espera, el recibimiento de los reyes en el muelle, la cabalgata, para mi es el mejor día del año. En casa se ponen un monton de regalos, pero son las cosas que necesitamos y que no compramos,esperando a que nos las regalen ese día. . Yo llevo desde el verano sin móvil, estoy utilizando una "zapatilla" que me han dejado, esperando a escribir la carta de los reyes magos y no te cuento como está la mochila que llevo al gimnasio, cualquiera ya se habría comprado otra hace tiempo, tampoco son tan caras. Yo prefiero esperar y que me la regalen ese día.
De todas formas te doy la razón en lo del consumismo y lo de la hipocresia. Y también en que los católicos deberíamos ser mas conscientes de lo que estamos celebrando en estas fechas.

Un beso

muxica dijo...

Siempre te curras tus post, y se ve en ellos corazón.
Cuando mis niños eran chiquitines, desde que empezaron a comprender, les he contado la realidad de otros niños. Hicimos un acuerdo y fue todos los años dejar algún paquete sin abrir (Ellos desconocían el contenido, eran regalos de tantas tías y tíos que tienen)
y dárselo a algún niño que sabíamos no le llegaban regalos. Nuestra frase era: Todos los niños tienen derecho a estrenar y más que a lo que nos sobra, tenemos que prescindir.
Me encantan los juguetes creativos que nos muestras. Yo les hacia la canasta de baloncesto con un cubo de detergente.
Tienes arte con la fotografía y sabes ver en donde los demás no veríamos nada si tú no nos mostrases.
Besos, y biquiños.

Meiga Mego dijo...

Estoy de acuerdo: diciembre es un mes conflictivo: MUCHO, sobre todo la primera quincena :)
Tiene gracia, me llamó la atención lo de que noviembre pasa rápido, yo nunca lo he notado mucho, sin embargo mi hermana lo dice todos TODOS los años, desde que sabe hablar.
Es cierto que los juguetes que más le gustan a los niños son los que hacen ellos mismos, yo soy la prueba viva :)
Desde muy pequeñita me gustó hacer juguetes a partir de lo que contaban en "art attack", un programa que ponían los sábados y domingos.
Recuerdo varios de los juguetes que hice, aunque fueron bastantes (aún ahora hago algunha chapucilla), hace algunos años me construí una caña de pescar y los peces (igual le gusta a tu nieto Sabela, aunque le tendrás que ayudar o esperar a que crezca más). Cogí un tapper de mi abuela y lo pinté todo por dentro como si fuera el fondo del mas, dibujé las figuras de peces y pulpos y les pegué tapones de botellas de cerveza, coca-cola... y con unos imanes viejos de la cocina, un palo y una goma eslástica rota hice las cañas, me quedó muy bonito, y me sentí muy orgullosa de mi (modestia a parte :))
Otro año, el 6 DE ENERO, llegaron los reyes con alguna muñeca, unos patines nuevos, unos calcetines... y a mi se me ocurre decirle a mi padre "papá, ¿me traes una caja grande?" Mi padre me la trajo, y entre mi hermana y yo le hicimos un agujero por una de las partes grandes, como si fuera una televisión, por detrás cortamos un poco para poder subir y bajar la tapa y a los lados del cuadrado colgamos unos trapos de cocina, como si fuera un teatro, después hicimos unos muñecos y les pegamos unas pagitas por detrás, y conseguimos unos títeres.
Nos lo pasamos mejor con eso todo que con los regalos de los reyes, jeje
Pues eso fue todo, hoy me extendí un poco, pero como estos días supongo que estaremos algo liadas, va todo en la misma entrada.
¡Un bico!

Meiga Mego dijo...

Por cierto, en el programa que te comenté, art attack, hay cantidad de manualidades, en este link hay bastantes:http://es.youtube.com/results?search_query=art+attack&search_type=&aq=f

Piedad dijo...

Bueno, ya lo han dicho todo, ¡Pero cuánta razón tienes! Comparto todo lo que dices en esta entrada, pienso igual que tú. Podríamos compartir un poco de lo que nos sobra con esos niños que no tienen nada. Nosotros participamos con la Cruz Roja en la recogida de juguetes, porque es muy importante que los niños tengan un juguete, pero considero que tampoco es bueno que tengan tantos que ni siquiera hacen caso de ellos porque ya no saben con cuál jugar.
a mí también me resulta triste estas fiestas, porque como tú dices siempre falta alguien y si no hay niños, la verdad es que no hay alegría, porque los niños lo son todo, vida, alegría... Este mes es el más largo para mí, porque deseo que pase rápido y parece que los días no pasan de prisa.

abrazos.

Mariaisabel dijo...

Cuanta razón tienes, a mi me pasa algo por el estilo.
Me gusta mucho la Navidad, pero siempre hay algún problema y la cosa es que la gente nos complicamos la vida. Dime, hay razón que en Novbre ya se hable de la Navidad? ¿Y porqué de ese consumismo horrible?
Recuerdo mis Navidades de niña, había mucho menos de todo, comíamos algo que durante todo el año no se probaba, por ejemplo; pollo.
Ahora comemos pollo todos los días y encima mucha gente se permite el lujo de decir: ¿Pollo? Noooooo, que horrible, no me gusta nada...
Y todo eso porque se ha convertido en un manjar de los más económicos.
¿Que importa lo que comamos en Navidad? Lo que verdaderamente importa es estar juntos la familia.
Referente a los regalos, lo mismo. ¿No hay cosa más bonita que hacer los regalitos uno mismo? Cosas sencillas, de poco precio, pero hechas con cariño.
Por supuesto, el Belén antes que el árbol y los Reyes Magos antes de Papa Noël.
Pero como tú, respeto todas las creencias.
Me he liado escribiendo, lo siento, quizá me he ido del texto.
Besitos

Conchi dijo...

La bola va creciendo, Sabela. Me alegro.
Un fuerte abrazo, amiga.
Conchi

Fortimbras dijo...

La navidad ya no es lo de mis tiempos jovens (y digo mis, porque soy mucho mayor que tu). Yo soy niño de postguerra, cuando nos conformabamos con un cochecito de mader, a veces fabricado por un padre hablidoso, el dia de nochebuen se mataba la gallina (eso era lo peor) aunque tenia mucho mejor saber que las pechugas de plastico que ahora vienen envasadas y se compraba algo de turron casero.
Y a la hora de brindar, no faltaba la Zarracitna.
El fin de año cais siempre lo pase trabajando pues mi padre tenia un bar.
En fin, estamos en la era del superconsumismo y no hay mas que verlo en la publiciadd, y eso de la crisis será cierto, no lo tiego, pero se sigue gastando igual. Se gasta, como decimos en nuestra tierra al "che debo".
En fin, no se que tiempos serán mejores, pero como mis hijos ya son independientes, no me paro a pensarlo.
Y te confesaré un secreto. La navidad siempre me parecio aburridisima y cuando mejor lo pase fue en sudamérica, en pleno verano, sin mas que los cuatro de familia, y haciendo excursiones por las playas.
Un beso

C.d.H. dijo...

A mí de pequeña lo que más me divertía eran los cuentos. Me encantaba que mi madre me los leyera interpretando las voces de los personajes o que mi padre se los inventara a la hora de comer para conseguir que me acabase lo del plato sin rechistar (hasta los seis años siempre fui de "mala boca"). También solía fabricar cosas para jugar, pero la verdad es que me divertía mucho más fabricando que jugando.
A mi hermana nunca le han gustado demasiado los juguetes en sí, siempre ha sido más de juegos de calle. El escondite era su favorito.
Ahora tiene ocho años y por su cumpleaños pidió la nintendo ds. Lo curioso del asunto está en que se pasó todo el verano jugando con Salka (la niña que tenemos de acogida en verano) al parchís y a todo tipo de juegos, fueran gallegos o saharauis, sin tocar la maquinita.


Abrazos,

Sandra

LluviaDinvierno dijo...

Pues a mi la navidad me gusta, a pesar de ser unas fechas en las que se extraña mucho más a quienes no están ya. Los juguetes son muy creativos. Yo estas navidades les he propuesto a mis hijos hacer nuestro belén y para eso llevo varios meses guardando los rollos de papel higiénico en lugar de tirarlos cuando se terminan. ¡Están ilusionadisimos con ello! No sé como quedará de lucido pero me da igual, lo pasaremos genial que es de lo que se trata. Biquiños

Isabel dijo...

Muy buena entrada, llena de reflexiones, e ideas frescas. Un beso

Dulós, 45 años, periodista. dijo...

Suerte para mañana con las pruebas. Te mando mis mejores energías. Pensaré en tí, guapísima! Besos.

elimary dijo...

Siempre me gustó la Navidad, el ambiente de las calles llenas de gente, el reunirse con la familia, los amigos, los regalos... Y no, nunca me pareció hipócrita ni consumista, la comida puede ser cualquiera, los regalos, un simple detalle y lo realmente importante, estar con la gente querida.
Ahora que mi gente querida se reduce a una sóla persona, la Navidad ya no me gusta tanto, echo mucho de menos las antiguas, cuando mi familia era cada vez más grande en vez de cada vez más pequeña... Pero siempre que llegan unas nuevas, rezo para que sean las últimas "tristes".
Un abrazo.

Kety dijo...

Hola Sabela, tienes toda la razón del mundo, pero no nos engañemos, al final sin saber bien por qué, "claudicamos" en el consumismo.
Un abrazo

Meli dijo...

Sabela, mucha razón tienes pero a mí me sigue gustando la Navidad por lo que implica de reencuentro con algunos familiares y sobre todo amigos. Me encanta la noche de Reyes, noche mágica en la que a los pies del árbol cada uno va depositando aquellos regalos que hemos comprado pensando en cada uno de nosotros y que a los que van dirigidos no tienen ni idea de qué es lo que van a desenvolver en la mañana del día 6. Después, desayunamos todos juntos el roscón. Creo que es el único día que lo hacemos todos juntos y espero que el brillo en los ojos de los míos por la ilusión no se apague nunca. Y claro que cada año falta alguien en la mesa, pero también van naciendo nuevos comensales!!!!

Besotes y gracias!

Miriam dijo...

Querida Sabela, haciendo un alto en el camino de tanto loquero de preparativos de baile de mi niña y fiesta de fin de año del jardín, me tomé un minuto para visitarte.
Yo también soy creyente, y mi niña va a un colegio religioso en el que aprendemos en familia muchas cosas que olvidamos los grandes.
Este año realizamos un pesebre viviente compartiendo adultos y niños y fué muy lindo realmente.
Eso es lo que vale, que podamos compartir con los que tenemos a nuestro lado el cariño y lo que tengamos a mano. Tender una mano amiga a los que podamos y hacerles entender a nuestros hijos que eso es lo único importante en la vida, el compartir.
Comenzamos hoy con mi niña de 6 años a armar el árbol y el pesebre y todo es una fiesta, vamos de a poco para terminar el día de mañana.
No todo es lindo este mes , es verdad... las ausencias, los que no tienen ni esperanza en el futuro, pero pensemos, recemos los que creemos y encaminemos a nuestros hijos y nietos a una vida mejor, allí estará nuestra alegría.
Te devuelvo el abrazo con otro bien fuerte y un beso con ruido!

galicia maravillas dijo...

Hola Sabela :) hace días que no te dejo un comentario en tu rincón, aunque no tantos que le echo un ojo rápido al blog :) he estado corrigiendo exámenes, preparando temas nuevos y, hasta este fin de semana, no he tenido un día ¡libre!, para ir al cine, pasear o ver una peli en la tele (... y es que en Ourense me dedico a poner de fondo la radio y no veo ni la tele, aunque sí paseo, poco, pero paseo:). Aún no tengo la sensación de que se acerca la navidad (que a mí me gusta mucho, sobre todo desde que nació Víctor). Aunque esta vez, mi madre no está para muchas alegrías. Pero pero pero.., a mí me parece un momento, o muchos, para pensar en todo lo bueno que nos rodea y nos ofrece, también, la posibilidad de ayudar, sin que suene raro, o tonto, o ñoño (qué palabrita!), a mejorar la situación, así que... ojalá fuese siempre navidad! Me han encantado tus artilugios para tu nieto, je je, con mis sobrinos jugamos a piratas con los rollos de papel higiénico... son los piratas catapalo y patalejo. Aunque... también lo reconozco, me encanta comprarles regalos, me hace mucha ilusión, aunque no creas, me critican mucho porque dicen que si no los van a valorar, o se los van a guardar en un cajón, o, o, o...
Yo les digo que me da igual, que son mis sobrinos y ya está, que no hay que pensarlo tanto. Con esto no quiero decir que no tengas toda la razón en lo de pasar tiempo, disfrutando con los más peques, haciendo nuestros propios juguetes, y que es como mejor se lo pasan (aunque a mí lo que más más me gusta es leerles un libro-cuento y que se rían, o lo disfruten, de alguna manera).
No me enrollo más :) Te envío un beso enooooorme con un abrazo aún más grande!
... todas las imágenes me gustan, pero la de los hilos que nos acercan al cielo, ...la que más!

Piedad dijo...

Hola, Sabela. pasaba para saludarte.

Un beso.

Conchi dijo...

Sabela, me tienes preocupada. ¿Por dónde andas??? Espero que estés haciendo fotos para tu próxima entrada, jeje. (Es una tontería).
Amiga, espero que estés bien.
Un abrazo.
Conchi

SOMMER dijo...

La perfección sólo existe para los inconformistas soñadores que quieren alcanzar siempre algo lejano.
Pues eso, que feliz navidad...

Kety dijo...

Sabela, digo lo que Conchi, ¿Dónde andas?, espero que pasándotelo bien.

Un besazo
No podía salir sin saludarte

Conral dijo...

Hola, Sabela. Entre copla y copla pasé a saludarte, jeje.
Espero que sigas muy bien.
Te mando un fuerte abrazo y que pases un feliz domingo.
Conchi

DRIADA dijo...

Hola
Hace dias que no te veo ¿estas bien?
Un abrazo

nomolamos dijo...

jo que si!!!!!
Todo nos parece poco, nos dejamos una pasta en juguetes para apilarlos en una esquina y que nunca jueguen con ellos.... en cambio cualquier cosa que encuentran en un cajon es el mejor entretenimiento.. El problema lo tenemos los mayores está claro.....
abogo por entregar esos juguetes que no utilizan nuestros hijos para hacer felices a otros que no tendran nada.....
un beso sabeliña, eres la mejor abuela del mundo...

elimary dijo...

Sabela???

AFRICA dijo...

Sabela espero que todo este bien. Se te echa de menos.

Un beso

Conchi dijo...

Sabelaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa, aparece ya, ¿no? Vengaaaaa, que te echamos de menos!!!!
Un abrazo.
Conchi

Dulós, 45 años, periodista. dijo...

Hola cielo! Qué tal las pruebas? Gracias por tus palabras tan cariñosas y llenas de amor. Hace dos días que estoy un poco llorona, será porque mañana me toca otra vez quimio. Pero no decaeré. Lo que pasa es que me saltan las lágrimas por cualquier cosa, sin saber por qué. Sólo hace falta que algo me "roce" el corazón y...a llorar! Besos enormes y sinceros...

Sabela dijo...

Me sentí inmensamente feliz cada vez que aparecia un nuevo comentario, leía y releía y el agradecimiento brotaba del fondo de mi corazón, os pido disculpas por tardar en aparecer, pero de verdad, creerme, estuve completamente agobiada, os pido perdón y que la rueda siga girando.
Abrazos.