miércoles, 21 de octubre de 2009

Charcos o piedras en el camino.

Que me gusta leer frases es una realidad y buscar lo que ellas encierran en sí es una necesidad, por eso me llamó mucho la atención esta frase y me pregunté ¿es verdad lo que dice este proverbio inglés que "Todo camino tiene sus charcos"? pues quizás sí, éste no es de lluvia que sería lo normal, sino que es por efecto de la manguera de riego de un jardín, no cabe duda que había más (charcos) y eran obstáculos en mi caminar, comprendo que en otras circunstancias también puede haberlos por eso pienso que la frase está en lo cierto.
Pero es en las "piedras" en donde están los verdaderos obstáculos de la vida de cada uno, en una se tropieza... y ¡se vuelve a tropezar!, por negligencia, por falta de atención, sin buscarlas y están porque sí, por todo lo que se quiera pensar o ver.
Esas piedras que vamos encontrando, de una forma u otra, se van superando o aceptando, son blancas, de color y a veces negras, con fuerza, con ayuda o a fuerza de tropiezos nos recordarán dolor o amor.
No pongo en duda de que hay piedras en el caminar de nuestra vida, tampoco dudo que una ayuda, una sonrisa, una palabra, una mano extendida, un abrazo... son esas rosas que se encuentran y que harán más suave nuestro camino de dolor y más intenso el otro de amor.
Y, siempre buscaremos nuestro mejor camino y si no lo encontramos tendremos que crearlo, superando y aceptando todas nuestras dificultades, las que nos dan los obstáculos que vamos encontrando de dolor unos, los que más, y otros de amor, esos de los que tiendes la mano y no quieren cogerla..., que también los hay.
Dice bien este proverbio Zen, apresúrate lentamente, parece una contradicción, pero pienso que es tan real como la vida misma, apresúrate no pierdas el tiempo, pero sin cometer locuras por precipitarte, hazlo lentamente, con cautela y sabiendo en donde pisas para salvar el "obstáculo".
Nunca creas que todo está perdido, siempre habrá un rayo de esperanza para el dolor y el amor, hay momentos de hundimiento, pero cierto es que se pueden superar de la forma que sea y en cualquier caso existe, es real esa forma de solución, tú si me lees medítalo y verás como esa realidad es verdad.
Ayer mismo observé a la naturaleza e hice las fotos de estas imágenes que inmortalicé para ejemplo de lo que escribo, es increíble que en un árbol de hoja caduca, estando en otoño brote cuando las hojas ya se caen y un rosal que debía de estar preparándose para invernar nos ofrezca un brote de nueva vida como si en la primavera estuviéramos. Mi momento está bajo mínimos pero viendo ésto me hace pensar que "en todo momento hay la esperanza de un brote de vida nuevo", quisiera transmitir esto a todos/as las que en vuestro caminar os encontréis con charcos o piedras en el camino.
Abrazos.

15 comentarios:

galle dijo...

Profundo lo que escribiste Sabela y estoy de acuerdo en casi todo, un charco puede ser un obstaculo pero ¿siempre un obstaculo es malo? yo creo que no siempre lo es, al igual que tropezar en una piedra, hay veces que nos ayudan a conocernos a nosotros y a los que nos rodean, a conocer nuestros limites, si en nuestro paso por la vida no encontraramos charcos y piedras tal vez desconoceriamos ciertas emociones. Sabela no pongas estas entradas tan profundas que pensar de forma tan seria me agota jajajaja. También hay que pensar que muchos de nosotros nos metemos en los charcos y nos tropezamos a drede en la vida (será por no hacer caso al proverbio Zen).
Una vez mas preciosas las fotos y las frases. Bicos.

Piedad dijo...

Sabela, como siempre tus entradas me llegan a lo más profundo, porque dices tanta verdad en pocas palabras y tan llenas de reflexión... estoy totalmente de acuerdo contigo.

Abrazos.

Conchi dijo...

Me gustó la entrada. Mañana paso y te comento despacito.
Un abrazo, amiga
Conchi

Albino dijo...

De nuevo, tus palabras mezcladas con imágenes son la afirmacion de tu fina sensibilidad, algo extremadamente positivo.
Recibe mi cariño y mandame a mi blog tu direccion (una vez mas) pues con la última averia se me volvieron a borrar y así podré enviarte la fotografía de las cerezas de la Vera.
Un beso

Isabel dijo...

Querida amiga SAbela, esas imágenes que vas captando y a la vez hilando con frases , muestran con claridad el día a día de estar vivos. Y si te mojas es porque llegas hasta el agua o tal vez es porque salistes y la encontrastes. Cuenta levantarse y mirar al cielo todos los días.
Un abrazo y mucha fuerza

galicia maravillas dijo...

Esta vez me coloco en primera línea jejeje gracias por tu visita Sabela!!! y por aceptar el premio, aunque ya sabes que no tiene obligaciones, ni meme ni ná :)) jeje
un biquiño!!! cuídate!! que ya llega de caídas :) una alumna mía hace unas semanas también, por las escaleras del insti... si es que somos unas patosas!! jejeje :) muacssss!!

galicia maravillas dijo...

ha quedado muy chulo!!! jejeje :) un biquiño :)))

DAISY dijo...

veo que va de proverbios la cosa, jeje. Ya estoy aquí para que no te me quejes, pero vamos que llevo una semanita agobiadilla y sin parar a ningún lado. Me ha gustado la entrada, ayuda a relajarme, auummm!!!! besos

reser dijo...

Sabela: Ya sabes que me encanta pasar por aqui.
Tu reflexion e imagenes muy profundas como siempre.A mi me gusta decir que "la vida esta llena de espinas pero las espinas nos hacen sentir que estamos vivos", pues las piedras y los charcos lo mismo querida, si se tropieza con ellos a levantarse tocan con más energia, con más ganas de guerra.....Un abrazo
reser

Conchi dijo...

"Si piedras hay en la vida,
rosas encontrarás,
que harán suave el caminar".

"Siempre habrá un rayo de esperanza para el dolor y el amor".

"En todo momento
hay la esperanza
de un brote de vida nuevo"

Me gustó tu entrada, Sabela. Tus palabras llenas de sentimiento, de verdades; tus fotos se unen para ser un todo: belleza de la naturaleza. Nosotros formamos parte de ella y, pese a las piedras o los charcos, seguimos caminando, sin prisa pero sin pausa...
Ese brote nuevo quizás nos recuerde que la vida sigue, a pesar de todo, y que nunca estamos solos.
Te mando un fuerte abrazo, amiga. Gracias por tu tiempo.
Conchi

Adrisol dijo...

muy profunda tu entrada...
para reflexionar..

graciassssssssss

besoss

Kety dijo...

Hola Sabela, gracias por estar conmigo, por las flores que en ocasiones le has dedicado a mi madre.

Te deseo lo mejor. Sé que eres fuerte y lo lograrás.

Un fuerte abrazo
Kety

Meli dijo...

Hola Sabela. Muchísimas gracias por tu comentario.

Es cierto que llevo mucho tiempo alejada de tod@s vosotr@s, pero en mi caso no fueron unos charcos ni unas piedras, 15 escalones y yo tuvimos la culpa de un accidente doméstico en el mes de mayo, que si bien debo de dar gracias a Dios, aún quedan secuelas. Comienzo a levantar cabeza, a hacer una vida "normal", si es que mi vida puede llamarse así, jejejeje. Ya he retomado los pinceles, que creo que es la mejor señal, no????

Hay una frase que podría ir de la mano del proverbio Zen "Apresúrate lentamente" y es la de "Vísteme despacio que tengo prisa".

Eres generosa con tus rayos de esperanza y siempre, tras una enorme tormenta, el sol vuelve a brillar para todos.

Un enorme abrazo de corazón.

elimary dijo...

Ánimo Sabela!. De los momentos bajos sólo se puede subir...
Quería dejarte un saludo, llevo unos meses "desaparecida" y aunque todavía no me animo a retomar el blog quería que supieras que todavía paso por aquí.
Un abrazo fuerte,

Sabela dijo...

Galle tienes mucha razón, yo misma de pequeña disfrutaba pisando los charcos..., pero no había ningún tipo de preocupación.

Me agradan tus palabras Piedad y estoy contenta de que me dejes tu huella.

Conchi es casualidad o buscadas, justo eliges las frases que son de mi cosecha, esto merece un GRACIAS en mayúscula, además puede ser la raíz de nuestra amistad...

Albino todas las veces que sean necesarias te enviaré mi correo, de esta forma siempre tendré esas bonitas imágenes que tienes el gusto de enviarme.

Seguiré tu consejo Isabel, como siempre tus palabras son sabias, lo único que me falta es la buhardilla para mirar ese amanecer del día a día, pero a falta de ella sí que miraré al cielo...

Begoña me alegra mucho el pensar que nuestra amistad, ¿te acuerdas cómo se afianzó?... sí, siendo aún de noche y esperando al compañero Nacho para que nos llevara al Xograr, charlábamos y charlábamos..., decía que nuestra amistad todavía dure, gracias por esos comentarios y por un premio que recibo con agrado, pero...

Daisy espero verte muchas veces por aquí, contagías tu alegría joven y eso es pero que muy bueno.

Si Reser las espinas también a veces pinchan de verdad y ¡cómo duele!. Ya sabes la puerta está abierta y yo feliz de que me dejéis comentarios.

Adrisol las gracias tas tengo que dar yo por venir y dejar comentario, a estas alturas de mi andar virtual, sentiría un montón que mi blog se quedara solo.

Mi querida Kety sé perfectamente por lo que estás pasando, es duro, pero no queda otro remedio, solamente su recuerdo que la hará vivir en ti y eso nadie te lo va a quitar.

Me parecía raro que tu blog Meli estuviera tanto tiempo en silencio, siento que el motivo fuera la caída, pero me alegro que vayas mejor y que ese sol brille de nuevo en tu vida y haga que cojas "los pinceles"...

No sabes Elimary la alegría que me dás al dejar este comentario, es curioso el domingo aún me acordé de tí, pues las mimosas pronto tendrán flor, al menos en Coruña que es un clima mejor. Alguna vez vi tus apariciones en facebook, pero como no me gusta demasiado, paso sin más. No dejes de venir por aquí.

Abrazos.