martes, 15 de mayo de 2012

De nuevo en Samos


Hace justo una semana me dirigía feliz a encontrarme con dos compañeros que fueron de trabajo, con ella pasé 23 años en la secretaría del Xograr, él fue nuestro jefe inmediato durante mucho tiempo, nos encontramos en el centro, pero la meta era ir a comer a Samos,


en pleno Camino Francés de Santiago está


el restaurante al que tantas veces acudimos en tiempo de evaluaciones y había que quedarse a trabajar por las tardes, de esta vez era para celebrar la jubilación anticipada de mi compañera,


mientras comíamos fuimos desgranando recuerdos, anécdotas, problemas, todo lo que se nos venía a la mente, fue una comida que no se olvida


en un marco ideal, desde el comedor (ventanas de arriba) se ven algunas de las múltiples flores que tiene el lugar, bien en macetas o creciendo en su terreno y


sobre todo el cauce del río, un marco lleno de tranquilidad  ideal para el descanso,


un lugar que, según decía otro compañero del departamento de ciencias, en donde crecen los líquenes no hay contaminación,


verdad o no, lo cierto es que paseando por este paraje se olvidan las penas y se siente uno en paz y tranquilidad, respirando aire puro...


La velada termina en el momento justo, las pilas están cargadas y una mirada hacia atrás confirma la esperanza de volver al lugar y así lo prometimos...
Abrazos.

12 comentarios:

Anónimo dijo...

Después de un tiempo sin entrar a participar, el ver estas fotos tan relajantes de Samos y el correspondiente relato me animan a dejar un comentario.
Pienso que pasaste un día maravilloso.
Estas son las pequeñas/grandes cosas a lo que yo llamo "disfrutar de la vida". Comidas o tertulias con familia, amigos o compañeros con los que compartimos las penas y alegrías de nuestro día a día y por
eso forman parte de nosotros mismos. Como bien dices, es para repetir. un fuerte abrazo. Loli

reser dijo...

Hola Sabela,por lo visto pasaste un velada bonita junto a tus compañeros.Los años que se pasan junto a las personas con las que trabajamos no se olvidan, tantas horas vividas están llenos de recuerdos y añoranzas.
Las imágenes como siempre preciosas.
Abrazos.
Roser

Jesús M. dijo...

Preciosa serie de imágenes. Yo del trabajo prefiero no hablar, los amigos los eliges pero los compañeros de trabajo como que no. Por cierto, la imagen que me preguntabas de mi blog corresponde a la zona vieja de Santiago. Saludos.-

Conchi dijo...

Sabela, cuánto me alegro de ese encuentro y de que disfrutaras tanto este día. También me alegro que hayas compartido con nosotros estos momentos y estas preciosas fotos.
De la tercera cosa que me alegro es de haber encontrado el primer comentario de Loli, seguro que no pudo resistirse al ver las imágenes de vuestra tierra.
Desde este espacio le mando a ella un abrazo y a ti otro muy grande.

¡Ah! La cuarta cosa de la que me alegro es de que puedas conducir!!!!

Conchi

rosa mis vivencias dijo...

Sabela, los buenos momentos se tienen que aprovechar y guardar como tesoros, Me alegro que el encuentro con antiguos compañeros sea para ti tan entrañable y, que lo pasaras tan bien.

Abrazos.
Rosa.

Driada dijo...

Hola Sabela.
Vengo a verte que no es que te tenga olvidada pero es que ando, ( tu ya sabes dónde ando) .... pues eso que en cuanto tengo un ratito vengo para acerte compañía y leerte. He repasado las entradas que me he perdido y veo que hasta medallas de campeones hay.
En cuanto a lo que hoy nos muestras , esa morriña , ya veo que no acaba de irse. Que suerte poder tener esos paisajes tan preciosos cercanos y unos buenos compañeros con que compartirlos. Es una manera de ver la vida desde el vaso medio lleno. Eso es bueno.
Un abrazo

Sabela dijo...

Supongo Loli que conocerás el sitio y me siento satisfecha de haber puesto esta entrada, pues ella te trajo hasta aquí. Deseo que te encuentres bien y espero verte muchas veces por este mi rincón.
Abrazos.

Sabela dijo...

Tú lo has dicho Roser y yo lo confirmo.
Abrazos.

Sabela dijo...

En este caso Jesús M. los compañeros llegaron a convertirse en amigos, en buenos amigos. La foto de tu blog se me hacía conocida, incluso llegué a pensar si sería la Ruanova en Lugo, aunque no me encajaba la columna que se aprecia como de soportales, ahora ya lo veo claro.¡Gracias!
Abrazos.

Sabela dijo...

Gracias Conchi por tus palabras llenas de buenos deseos. Yo también me alegré de ver por aquí a Loli.
Abrazos.

Sabela dijo...

Gracias Rosa por no faltar a la cita,
me alegra encontrarte puntual por este rincón.
Abrazos.

Sabela dijo...

Las puertas siempre están abiertas para ti Driada, vengas cuando vengas, sí, soy por naturaleza morriñosa y me apego mucho a personas y cosas, por eso hay veces que realmente lo paso mal, de ahí que el vaso continúa ni medio lleno, ni medio vacío, lo que está es "vacío del todo".
Abrazos.