jueves, 11 de octubre de 2012

¡Bonita tarde!


Algas, cantos rodados, el ir y venir de las olas


son momentos para vivir imposible describirlos.


Son imágenes del domingo día 7, de una tarde gris, pero tranquila


en donde se respira paz al caminar


y la imaginación se pone en marcha, hay que tomar medidas


y se empieza la excavación 


para buscar el tesoro...,


está feliz


jugar con la arena siempre le gustó,


un momento de descanso sentado en los deportivos de su madre


y vuelta al trabajo


con una concha de ostra su única herramienta llegó al tesoro


y éste es ¡lavadito y brillante!, fue su trofeo y mi trofeo, pues satisfecho me lo regaló... ¡bonita tarde!.


en los accesos a la playa, la buganvilla compite con la enredadera


y las palomas se acomodan para pernoctar... ¡bonitas imágenes!.
Pienso que con muy poco se puede ser ¡tan feliz! basta con desmenuzar cada uno de estos momentos para darse cuenta...
Abrazos

5 comentarios:

Conchi dijo...

Sabela, qué grande está ya Juan!!! Lo veo guapísimo, díselo de mi parte, y dile también que me encanta ese tesoro. Me ha recordado a mi padre que siempre que iba a la playa se traía algo a casa de recuerdo.
Las fotos, preciosas, como siempre. Me ha venido muy bien pasear por la playa con vosotros.

Un abrazo muy grande para toda la familia.
Conchi

rosa mis vivencias dijo...

Hola, Sabela.
Como dice Conchi, Juan esta muy mayor y muy guapo, creo que a todas los niños les gusta jugar con la arena, el tesoro se lo gano a pulso, excavando duro para encontrarlo.
las fotos son todas muy bonitas.
Un abrazo.
Rosa.

Piedad dijo...

Sin duda fue un día maravilloso...

Sabela, ¡cómo me gustaría verte en Zaragoza y darte un abrazo ! Pero aunque no estés físicamente estarás en el corazón de cada una de nosotras.

Que disfrutes mucho con Juan este domingo y todos los días del año.

Abrazos.

Driada dijo...

Hola Sabela

Pasear por la orilla del mar es un privilegio, tener un nieto es una gran dicha ... y si además te regalan un tesoro.
Un abrazo grande querida meiga

Sabela dijo...

Muchas gracias a las cuatro por estar aquí conmigo disfrutando del paseo y de Juan...
Driada me gusta que me digas meiga.
Abrazos.