martes, 17 de junio de 2008

¡Gracias!... ¡Muchas Gracias!

El 21 de febrero organizaron una comida por mi jubilación toda la comunidad educativa del Instituto en donde trabajaba, me sentí muy arropada y desbordada, las palabras que me dijeron no se pueden olvidar y la emoción todavía no se apagó, ella fué la culpable de que no pudiese articular palabra, entonces dije que en la revista "Aquí e Agora" del centro tendrían mi respuesta, la revista ya vió la luz, ahora en este espacio la voy a pasar al castellano, para que los que no tuvieron acceso a la revista la vean y también hacerla extensiva a todos/as los que por aquí andais y que cogisteis el testigo que dejaron ellos/as. Dice así:
¡GRACIAS!... ¡MUCHAS GRACIAS!
Fué lo único que pude decir y ahora, al volver a los momentos vividos en "mi fiesta de jubilación", otra vez la emoción puede con mis sentimientos, y vuelvo a decir lo mismo ¡Gracias!... ¡Muchas Gracias!, a la espera de poder encontrar unas palabras capaces de hacer llegar a todos/as lo que realmente fué para mí el centro y la convivencia que tuve con toda la comunidad educativa en estos años.
Cuando vine para Sarria, estaba en un centro en La Coruña, llevaba allí 7 años y estaba bien, por eso me decían los compañeros "todos los de Lugo quieren venir para La Coruña y tú haces al revés y encima vas para una villa"... ¡Bendito el día que conseguí venir para el Instituto! desde el primer día la capacidad que tiene este centro de acoger al que viene, no se dá en ningún otro, y la prueba es que la gente que pasa por él y por otros, cuando habla del Xograr es ¡su centro!, los demás no alcanzan este calificativo. El 9 de febrero de 1985, fecha de ingreso en el instituto, me encontré con una compañera que, por problemas en la garganta, no podía hablar pero eso no fué impedimento para que, empezando por la comunicación escrita y hasta el día de hoy, la relación entre nosotras no pudo ser mejor, Mari Carmen es la hermana que nunca tuve, la madre que perdía el mismo año que llegué, la confidente y la compañera que todos darían algo por tener,... ¡tuve mucha suerte!, guardo también un hermoso recuerdo de los compañeros/as de Administración y Servicios, de aquellos/as que ya no están y, por supuesto de los/as que están en la actualidad, incluyo aquí a Manolo de la cafetería y a su esposa Marisa.
Del Personal Docente ¿qué decir?, la relación con algunos/as es mayor que con otros/as, también hablo de los/as que ya no están en el centro, pero por mi parte siempre traté de serles útil y que todo fuese bien con el único fin de que las cosas marchasen lo mejor posible, por una parte para bien del Instituto y, por otra, para que todos/as ellos/as alcanzaran el mayor y mejor servicio administrativo que les podía ofrecer, y, a pesar de todos los intentos, tengo que confesar que tuve una espina clavada (digo tuve porque le prometí a José Antonio que iba a quedar olvidada a partir de hoy) debido a una interpretación totalmente errónea por parte de una profesora, y si quiero hacerla pública es para pedirle que me disculpe y que sepa que nunca estuvo en mi deseo ofenderla. Es bien cierto, como dice Jorge Luis Borges: "Si pudiese volver a vivir, trataría de tener sólo buenos momentos. Por si no lo saben, de eso está hecha la vida. Sólo de momentos".
Y la Directiva, esto ya son palabras mayores, no hay ninguna palabra que exprese lo que yo siento por vosotros, agradecimiento en el más alto porcentaje, siempre tuve en vosotros a unos/as amigos/as que supieron escucharme e apoyarme incondicionalmente, no sólo en las cosas del trabajo, sino también personalmente. Las charlas mientras se viajaba, aparte del servicio (que no se paga), fueron enriquecedoras, aprendí mucho de vosotros José Antonio, Nacho y Fe, muchos años bajo vuestras órdenes, con José Manuel estuve menos tiempo, el suficiente, aquí no puedo dejar de acordarme de Manolo, Manu, Manuel,... a todos vosotros ¡gracias!, ¡muchas gracias!... con jefes así es muy fácil trabajar.
A vosotros, alumnos/as, que deciros, de verdad podéis creer que érais un poco hijos/as para nosotras, lo digo también por Mari Carmen, y aunque a veces pienso que os agobiábamos, siempre era, y seguirá siendo -de eso estoy segura-, para bien de todos/as vosotros/as. No sabéis los problemas que trae consigo dejar las cosas en el aire. Tuve una relación muy especial con algunos/as, por eso nunca os olvidaré.
Pienso que, en general, me acordé y me acordaré de toda la comunidad educativa de MI CENTRO (con vuestro permiso, dejarme llamarlo así, no podéis imaginar como me siento en este momento, realmente mal, porque aunque haga visitas nunca es lo mismo...), vuelvo a deciros ¡Gracias!... ¡Muchas Gracias!, no sólo por los buenos momentos vividos, igualmente por agobios, por la falta de tiempo para resolver cosas, etc, por las buenas nuevas personales que me pasaron estando ahí y que compartistéis conmigo, en especial, el nacimiento de mi hija y de mi nieto..., pero por lo que si tengo que estaros agradecida es por vuestro acompañamiento en la enfermedad que me tocó vivir, siempre tenía a alguien conmigo o bien llamadas (de todos/as los/as del centro) con el único fin de saber como estaba y de que me sintiera acompañada; en resumen, haciéndome compañía y sintiéndome querida, con el cual el mal quedaba olvidado y ese fué el primer paso para luchar contra el terrible mal y de que todo vaya bien hasta ahora, esperando que el recuerdo de aquellos momentos siga siendo la medicina de mi total recuperación.
Lo que tampoco puedo olvidar es la fiesta de la jubilación, ¡sí que fué bonita!, todos los esquemas se fueron por tierra, fué mucho lo que me hicísteis sentir, no hay palabras que reflejen lo que quedó dentro de mí, nunca, nunca dejaré de memorizar eses momentos, será el motor que me haga seguir adelante, leí la cita de Willian James que dice "El principio más profundo del ser humano es el anhelo de ser apreciado", cita que hago mía y que se cumplió totalmente. Me gustaría tener la capacidad de deciros cosas tan bonitas como las que me dijísteis vosotros/as, lo siento ¡no, no lo sé hacer!... De corazón y en el pensamiento deseo todo lo mejor para el centro y para toda la comunidad eductiva.
Siempre hice el trabajo lo mejor que lo supe hacer, traté de prestar servicio a todos/as como me enseñaron que había que hacer, pero si de algún modo no estuve a la altura de las circunstancias, os pido que sepáis disculparme y, aprovechando la ocasión que me ofrece esta revista, desde este momento, me ofrezco para todo aquello que necesitéis de mí y pueda ayudaros, Sabela queda a vuestra disposición para que contéis con ella, sigo en el "IES Xograr Afonso Gómez de Sarria", con horario más flexible y en la sede de Lugo...
Y terminaré como empecé, pues nunca me cansaré de decíroslo... ¡GRACIAS!... ¡MUCHAS GRACIAS!....
Sabela
Si no fuístes capaces de leer todo esto, quedáis totalmente disculpados/as, pero eso sí: recibir
Muchos Abrazos

12 comentarios:

Piedad dijo...

¡Bravo, bonita forma de dar las bracias! Claro, que dice el refrán que no es de bien nacido el que no es agradecido. y tú lo eres, por lo tanto todos te quieren y te hicieron esa fiesta tan bonita porque te la mereces, eso está a la vista. Yo me alegro de todo eso, de que te lo pasaras tan bien y te sintieras tan agusto con todos en el instituto. ahora disfruta tanbién de estos nuevos amigos de internet que también te queremos.
Un abrazo.

elimary dijo...

He visto "mi" camelia, muchas gracias de nuevo, no te lo creerás pero durante años fué mi flor favorita e incluso llegue a ganar en la EGB un certamen por haber hecho una poesía (muy cursi, la verdad) dedicada a ella.
He leído tu post y te entiendo perfectamente. En los últimos tres años he tenido tres centros de trabajo diferentes y cada vez que abandonaba uno se me encogía el corazón. Después de un año y medio dejé en Octubre mi centro en Xinzo para venir a Cartagena... Me costó una semana de llantos!!, cuánto más triste te sentirías tú después de tanto tiempo, verdad?.
De todos modos, siempre me he sentido muy afortunada por "llorar" tanto, me quedo con recuerdos estupendos de casi toda la gente con la que trabajé. Esos sí que quedan para siempre!!. Y por lo que puedo comprobar en tu blog, tú te has quedado también en el corazón de mucha gente...
Un abrazo enorme.

rule dijo...

Como me alegro que te sientas asi.
Joder¡¡
logico¡¡¡
Sabela, si has sembrado buen rollo es lo que recibes, y por lo leido (que me lo he leido entero)es lo que has sembrado. Enhorabuena.

Fortimbras dijo...

Muchas gracias por la foto que me dedicas.
En cuando a la jubilacion, estoy convencido de que no existe. Cierto que dejas de cumplir horarios y alternar en tus clases, pero puedes buscarte otras salidas que te vinculen a algun quehacer y eso te mantendrá en forma. El mismo blog es una de ellas.
Yo acabo de cumplir los 15 años de jubilado y no he dejado de trabajar ni un solo día. Cuando no escribo para diversos periodicos o para el blog, lo hago para mi. Publiqué un par de libros y tengo otros dos encargados, y si sobra tiempo paseo, leo, estudio, doy algunas clases "magistrales" (asi es como las llaman) en la facultad de periodismo de Santiago, viajo y al final del dia veo que aun me quedaron cosas para el siguiente.
Te aseguro que es lo mejor, porque mis compañeros que se jubilaron a base de sofá y televisión, están abotargados.
Asi que ánimo y a seguir trabajando por un lado y cobrando por otro.
Un beso
Un beso

Meli dijo...

Dos ríos de lágrimas recorren mis mejillas. Esots días son también de despedidas varias para mí. Por cambio de residencia. Distinta ciudad. Otra comunidad autónoma. Personas por conocer.... Pero tu "despedida" me ha llegado al alma. Es un hasta luego generoso. Enhorabuena y un abrazo muy, muy pero que muy fuerte (creo que lo llamáis aperta, no?? pues eso!)

Me permito una licencia. Fortimbras, felicidades porque efectivamente, la inactividad abotarga todo, incluido el cerebro. La ilusión por un siguiente día activo hace que se viva la vida más feliz, al menos eso creo ....
Bicos.

Conchi (Conral) dijo...

Sabela, me lo he leído todo, todito, con puntos y comas, jeje. Creo que eres una persona afortunada por tener esos bellos recuerdos de tu lugar de trabajo. Sólo espero que cuando yo me jubile me pase lo mismo y pueda escribir un artículo en una revista!.
Ahora, además de a tus compañeros/as de la cominidad educativa, nos tienes a nosotr@s, así que venga, que tenemos muchas cosas que hacer y que compartir.
Un abrazo fuerte.
Conchi

Sabela dijo...

Hoy, por la mañana tuve que ir a hacer las pruebas necesarias para la revisión, digamos la "itv", el resultado, si no me llaman antes,lo sabre, D.m., el 16 de julio, esperemos que todo esté bien. Me acordé de todos, pero, por asociación de ideas, mucho de Elimary y Nomolamos (una del lado del "poder", la otra en el otro extremo, acompañante), te encuentras con cada "careto", ¡como si disfrutáramos al ir al hospital, no te fastidia!, paciencia..., para eso somos "pacientes".

Piedad, por supuesto que disfrutaré de todos/as vosotros/as.
Te dejé un recuerdo en mi blog, no lo podrás ver, pero bueno..., son dos calas recordando el premio y, que los demás, si podrán contemplar.
Abrazos.

Elimary, si que tiene gracia lo de la camelia, no sé que pasó pero cuando la ví, automáticamente pensé en tí, es de las fotos que voy haciendo con el móvil. Parezco una reportera (de tres al cuarto).
En mi visita obligada al hospital me acordé mucho de tí, ¿qué pasa? la gente por naturaleza está amargada..., para "recibirse" de sanitario, antes habría que hacer un test de atención al público, afortunamente no todos/as son así, pero hoy tuve mala suerte, perdonad los/as que tenéis una palabra, un gesto, una sonrisa... para la persona que está delante y mil ideas le pasan por la cabeza...
Abrazos.

Rule, gracias por hacerte presente, y haber leído todo de un tirón, de verdad que lo agradezco.. ¡y mucho!(me gusta que me lean... y leer). Visité tu blog pero no me atreví a dejar nada, pues tuve mucha suerte y siempre me tocaron jefes "personas"..., es distinto, pues en mi trabajo las jefaturas solo duran cierto tiempo, aunque los últimos jefes ya llevan bastantes años porque repitieron, son en vez de jefes, compañeros.
Abrazos.

Gracias, nuevamente, Fortimbras por tus consejos, eres digno de admiración, nos haces pasar unos ratos extraordinarios con tus vivencias y réplica a ellas, desde luego la actividad que transmites no es de una persona de tu edad, así teníamos que hacer todo el mundo, por eso al ver la foto que hice a los árboles del Parque Rosalía de Lugo los comparé contigo, no precisamente por la edad, sino por la cantidad y bonitas historias que conocerán...
Abrazos.

Meli, yo sí que lloré... ¡madre mía!, me decían que íbamos a salir a nado, nadie sabe lo que significó y significa, aún ahora, el centro para mi... ¡pero!, hay que dejar paso al que viene detrás...
Te invito a que te pases por el blog de Fortimbras, merece la pena, además cuenta sus vivencias de tal forma y personaliza la contestación a cada comentario que da gusta leerlo.
Espero que te vaya bien en tu nuevo destino, ya contarás...
Abrazos.

Conral, eso mismo me decían muchos compañeros, que querían tener una "fiesta" como la mía, la verdad es que fué bonita.
Doy gracias a Dios, por haberme metido en este mundo y, encontrar las personas que encontré, sois ya una necesidad para mí y lo digo de todo corazón, tal como lo siento.
Ahora mismo, después de leeros otra vez, y dar contestación a vuestros comentarios, se me fué todo el mal estar que traje del Hospital, con intención retrasé la contestación... ¡y, funcionó!
Abrazos.

Para todos/as los/as que por aquí os asoméis un abrazo.

Piedad dijo...

Sabela, gracias por poner el premio, pues me gustaría poderlo ver, más que nada, porque todavía no sé bien lo que es, pues entre que no lo veo y entre que todavía soy algo novata... bueno, me imagino lo que es, pero no para poderlo explicar y perdona la ignorancia.
estoy segura que los resultados de la revisión serán favorables, ¡ya verás!
Un abrazo.

Conral dijo...

Sabela, buscando las calas de Piedad para colocarlas en mi blog, me encuentro con un sombreo y pone: ¿A Conral? ¿Lo he leído bien?. Eso se avisa, noooooo??????????. Yo lo quierooooo. ¿Lo copio?????

Amiga, todos sabemos lo que son los hospitales. Cuando estés aquí con nosotras no pienses en aquellas caras, seguramente estarán amargadas... Tenemos que confiar en los médicos y en nosotros. Lo necesitamos!. Todo saldrá bien, ya verás.
Un fuerte abrazo, amiga.
Conchi

Sabela dijo...

Piedad
Cuando en tu entrada del 12 de junio nos decías que había premio y nombrabas a 7 blogs, yo busqué entre el archivo de mis fotos una imagen que me recordara esa entrada, vi las calas (flores), me transmitieron tal pureza (la que me trasmites tú) que en el espacio de mi blog "Recordando" la coloqué y al pie decía:
12/06/08 Premio de Piedad
Así me quedaba constancia reflejada de que me habías distinguido con un premio. Creo que ahora si te queda claro, y aunque tu no lo puedas ver, supongo que tendrás a alguien cerca que te pueda decir como es todo esto. Bueno, me parece que yo me estoy liando también. Hasta el próximo momento.
Abrazos

Conral
Efectivamente, colgué ese sombrero, porque viendo el tuyo, me acordaba de éste, y ya en un comentario del 13/6 te decía que si encontraba la foto la colgada en "Recordando".
Es un viejo sombrero que me dieron de la desaparecida Airtel, la cinta así lo indica, pero yo la cubrí y adorné en el curso 2006/07 en Arte Floral, el que quería colgar era otra instantánea, pero no sé como hice que la perdí en el ordenador (ahora ya la tengo) me alegro de que te guste, es para mí una satisfacción y por supuesto lo puedes copiar.
Abrazos

Piedad dijo...

ahora ya lo tengo más claro y además, ya lo he leído. Un beso amiga.

Conral dijo...

Sabela, me copio el sombrero y las calas, jajaja, que a mí también me premió Piedad!!!.
Gracias, amiga, eres una especialista en el arte floral. Tengo que aprender de ti.
Un abrazo.