sábado, 25 de diciembre de 2010

Complicidad y cariño.

Hay momentos en la vida que se van como el humo, pero son tan intensos que se hacen inolvidables y su recuerdo perdurará a través de los tiempos.

Éste es uno de ellos, surge de la complicidad y el cariño de Juan Francisco, mi nieto, y yo.
No dudó, al subirse al muro para comprobar nuestras estaturas a distinto nivel, en darme ese beso que hizo que embobada lo mirase y le cogiera su mano, su madre, mi hija, oportuna inmortalizó el momento que nunca estuvo preparado.
Hoy es un bonito día para compartirlo.
Abrazos.

11 comentarios:

loli dijo...

Son momentos "irrepetibles" por su espontaneidad y la ternura que trasmite, y que tu hija supo plasmar tambien en esa instantánea.
Un besazo sincero para los tres.

DAISY dijo...

es una instántanea realmente hermosa!! feliz navidad sabela!! un abrazo fuertee

rosa mis vivencias dijo...

Los buenos instantes son los que no se buscan ni se preparan,como dices es el caso de esta magnifica foto, que nos muestra la complicidad que hay entre tu y tu nieto Juan,disfruta de momentos tan entrañable como este.
Un abrazo.
Rosa.

Isabel dijo...

Que bonitooooo!!! es que una foto así solo sale ASÏ cuando los sentimientos trasfiguran la expresión.
Mira la abuela que parece que la está besando un ángel....

Piedad dijo...

Gracias or compartir con todo/as nosotro/as ese hermoso instante en que la cámara de tu hija captó el juego de tu nieto lleno de cariño hacia su abuela querida, la cual me imagino lo feliz que te debes sentir a su lado...
Un beso para Juan y un fuerte abrazo para ti y muchas felicidades para toda la familia.

Conchi dijo...

Pero qué grande está Juan!!!!!!!!!! Más alto que la abuela!!! y a ella se le cae la baba, y no es para menos. Poquito tiempo estuve con vosotros pero tanto el niño como la abuela sois dos personas encantadoras. Y también el resto de la familia, eh???? que no se me enfaden Ana, Abraham y Juan Luis.

Pasad unos días geniales juntos!
Gracias por compartir esta linda foto.
Por cierto, dile a Ana que hizo un encuadre perfecto.

Un abrazo grande para los cinco.
Conchi

reser dijo...

Preciosa imagen de amor, en verdad los nietos dan vida y alegrías sobretodo cuando expresan con su inocencia el cariño que profesan.
En hora buena por este niño tan hermoso.
Besos, feliz fin de año
Roser

Margarita dijo...

Una preciosa imagen. Sin preparar son las mejores, las que nacen espontáneas. Es la magia de la fotografía que inmortaliza momentos de la vida, y en este caso es un momento muy tierno.

Hay algo especial en la relación que hay entre los abuelos y los nietos, como bien dice Reser, dan alegría y vida, y en tu caso se nota que estáis muy unidos. Disfruta a tope de ese precioso nieto. Y te deseo que pases unos días felices en compañía de tu familia, y que esos momentos no sean como el humo, sino que sean momentos que puedas atesorar en tu alma, que te reconforten y den alegría. Es lo más preciado que tenemos, junto a la salud.

Un abrazo grande,

Margarita

Sabela dijo...

Agradezco vuestras palabras Loli, Daisy, Rosa, Isabel, Piedad, Conchi, Roser y Margarita, en esta entrada tan especial e importante para mi. Gracias por acompañarme.
Abrazos.

plinnn... dijo...

:)) qué fotografía más lindísima :))) iba a comentarte en la entrada de hoy, pero no había visto ésta, y me ha encantado, así que quedan aquí mis palabras y un gran abrazo que os envío a ti y a tu nieto, deseando que los 365 días que llegan de la mano del 2011 traigan momentos para compartir, para soñar, para reír, para amar, para ser feliz!!!! un abrazo muy grande Sabela!! y muy feliz 2011!!
PD: al final he ido a una quiromasajista esta semana, tenía cuatro tendones descolocados, me colocó dos, pero esta semana que viene me coloca (bueno, primero me los descruza) otros dos en el tobillo, en fin! una lata lo de las caídas!! un abrazo grandísimo!!! :)))

Sabela dijo...

Bego que los Reyes Magos se porten muy bien contigo, estamos en Coruña e iremos hasta la estación del tren a ver el desfile...
Que lata lo del pie, espero y deseo que ahora te acierten y te coloquen bien esos tendones, la verdad es que las caídas son fastidiadas, ¡dímelo a mí!.
Abrazos.